Ted Mosby, o la inevitable levedad de su existencia

Ha pasado a un segundo plano quién o qué es la madre de sus hijos. Solo importan las aventuras y los momentos «legendarios» de Barney Stinson.

Lo que comenzó siendo una intriga se ha convertido en una pesadez. La trama central del argumento de «Cómo conocí a vuestra madre» ha devenido en una soporífera aventura para los seguidores más acérrimos de una de las comedias que más se está extendiendo en revelar su argumento. Ocho temporadas, ocho, para intentar saber quién está debajo del «paraguas amarillo». Ese señuelo, la seña de identidad de quien se revelará como la madre de los hijos de Ted Mosby, protagoniza cada capítulo de final de temporada de la serie. Sin embargo, aún hoy, y a fuerza de repetirse, las malas lenguas critican que el encuentro no se haya producido aún.

Entre medias, un personaje tan ajeno como intrínseco al romance se ha erigido como el chaleco salvavidas de una serie que hace aguas con cada nuevo capítulo. Incluso él, Barney Stinson, ha lanzado la voz de alarma para pedir a sus seguidores que vean la serie, «que es una buena comedia», dijo en Twitter Neil Patrick Harris.

Requerimientos aparte, lo cierto es que sin Stinson la comedia no tendría razón de ser. Aunque la finalidad sea descubrir quien parió a los hijos de Ted (con gran parecido a Robin, todo hay que decirlo), Stinson ofrece frescura, ritmo y desenfreno a los melosos argumentos atribuidos al arquitecto neoyorkino. Vale que todos los treintañeros busquen a su media naranja. Vale que a esas edades las rupturas sean más complicadas. Y vale que tu primera pareja siempre marque el camino para encontrar un nuevo amor. Pero ya se torna insoportable.

Por sus vidas han pasado Robin, Stella, Cindy y Victoria, entre otras muchas pasajeras. Pero son ellas las que, en el centro de la historia, mucho tienen que ver con sus líos mentales. La primera, obviamente, porque dio inicio a una larga relación que acabó en amistad, aunque todavía está por descubrir cómo quedará el asunto, que no me queda muy claro. Stella estuvo a punto de llevarle al altar y los fans enloquecíamos porque, por una parte, queríamos a Robin y, por otra, considerábamos un justo final para el argumento principal. Pero no pudo ser. Cindy, la alumna de la etapa de profesor universitario, fue la que le descubrió en su apartamento quién le sacaría de la soltería. Y Victoria, la dulce Victoria, está sacando, en esta última temporada, los defectos más absurdos del protagonista.

Y así durante 8 temporadas. Repito, Ted Mosby se ha convertido en un cansino. Menos mal que siempre tendrá a su lado a Barney, su legendario acompañante como lo fue Robin para Batman. Porque sin él esta temporada sobraría. La relación de Marshall y Lily ya no ofrece ningún juego, si es que alguna vez lo dieron. Incredulidad es la palabra para referirse a los guiones para esta pareja. Scherbastky sigue buscando a un hombre que supla todo lo bueno que le dio Barney y no lo encuentra. Y ahí está, estancada la pobre.

Pero Barney siempre emerge para poner el punto discordante durante los 20 minutos que dura cada capítulo. Nada sin él tendría sentido. Ni sus filias y fobias, ni sus amantes despechadas ni sus fracasadas relaciones amorosas. Menos mal que todavía nosotros le queremos pero, por favor, vayan acabando ya.

Anuncios

5 pensamientos en “Ted Mosby, o la inevitable levedad de su existencia

  1. Pingback: ¿How I Met Your Mother sin Marshall? | Sexo y Series

  2. Pingback: Review de la primera temporada de 2 Broke Girls | Noches en serie

  3. Pingback: 2 Broke Girl$, humor del bueno a costa de todos | Sexo y Series

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s