Sexo entre vampiros, ¿por qué no?

Desde hace mucho tiempo soy seguidora de la serie True Blood. Si os digo la verdad, soy miedica, así que para entender por qué me gusta esta serie solo hay una palabra: sexo. Recuerdo uno de los primeros capítulos en los que un vampiro penetraba muy, muy duramente, a una humana. La primera reacción fue de sorpresa. La segunda fue tragarme cinco temporadas. Y también vi las tres de The Vampire Diaries. Y solo puedo decir una cosa: ¡Ni punto de comparación! Los fans de Crepúsculo, Kirsten Stewart y Robert Pattinson no estaréis de acuerdo conmigo, pero una cinta en la que un vampiro no muerda me parece igual de ridículo que ir a un puticlub a pedir un abrazo. Me explico.

 

True Blood es una serie fantástica, en ocasiones surrealista, de ciencia ficción, paranoica y, a veces, un drama almodovariano. Por ella han pasado un sinfín de criaturas sobrehumanas, a saber: vampiros, hadas, cambiaformas, Ménades, brujos, hombres lobo, hombres pantera, mediums, Antonia Gavilán de Logroño y algún que otro humano. La serie es así y si la vas a ver tienes que verla sabiendo que nada va a ser igual a lo que hayas visto anteriormente. Advierto de que acabarás por odiar a Sookie. Al principio te dará pena, porque los dos vampiros protagonistas están locos por sus huesos, o más bien por su sangre. Los dos la morderán y se la llevarán a la cama en más de una ocasión, que para eso son vampiros y pueden hipnotizar a quien quieran. Más o menos a mitad de temporada querrás echarte de novio a Eric, sherrif de la zona donde vive Sookie y el propietario del bar de vampiros Fangtasia en Shreveport. Al igual que Bill, está bajo las órdenes de la Reina de Luisiana. Es un vampiro muy poderoso de unos 1,000 años de edad de origen noble vikingo y desde el principio muestra un incesante interés por Sookie, tanto político como sentimental. Se interpondrá entre ellos el HOMBRE LOBO. Sí, con mayúsculas porque ese cuerpo lo merece. Alcide Hervaux será el salvador de Sookie más veces de las que quisiera, pero es que… Bueno, mejor no cuento el final.

Lo que quiero hacer ver con True Blood es que la serie se ciñe fielmente a lo que tenemos idealizado por vampiros, hombres lobo y demás criaturas que no nos gustaría encontrarnos a la vuelta de la esquina. Pero muerden, matan, crean otros vampiros,  se alimentan de sangre y son seres sin sentimientos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 Todo lo contrario ocurre con The Vampire Diaries. Los puedes considerar vampiros porque lo dice el título de la serie, pero no por sus actuaciones. Es una serie ñoña, con unos personajes sacados de telenovela mediocre venezolana pero que se han convertido en ídolos teen en Estados Unidos y aquí cada vez tienen más tirón. Sin embargo, sus personajes no enganchan, salvo en alguna que otra actuación en la que te puedes derretir con sus actuaciones. Pero más allá de que sean guapos y fornidos, hacen muy poca justicia a su condición vampírica. No muerden, beben más whisky que sangre, se enamoran, sufren por dramas familiares y piensan más en las armas que les pueden matar que en alimentarse de alguien.

El hilo argumental, lejos de parecer surrealista, se asemeja a una comedia del canal Disney en la que los “dramas” de sus protagonistas se interponen una y otra vez resolviéndose siempre al final de cada capítulo. Conclusión: sí, los protagonistas son guapos y sus músculos os pueden volver un poquito locas, pero si veis esta serie buscando sexo, no lo encontraréis y echaréis de menos las miradas, los colmillos y los desnudos de Alcide, Eric Northman y Bill Compton, los auténticos vampiros de serie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s