Las Vegas, mitos y realidades

Las Vegas, la ciudad donde todos los pecados capitales se pueden hacer realidad, es también la ciudad donde los deseos pueden no cumplirse y las expectativas pueden quedar reducidas a las más míseras de las ilusiones. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y que EsperzAguirre está promocionando el gran complejo de Eurovegas, me parece óptimo hacer una review de algunas series que han tenido alguna relación con la ciudad del Estado de Nevada, donde, doy fe, NIEVA.

Muchos son los mitos que resuenan en todos aquellos que quieren pisar el suelo de los casinos,hoteles y grandes centros comerciales de Las Vegas. Nada más allá de la realidad, todo es tal y como lo ves en las películas/series (que para eso hablamos de series). Y como una ha tenido la suerte de ponerse frente a la fuente del Bellagio y emular a George Clooney voy a empezar a destripar una calle de 6,4 kilómetros que nada tiene que envidiar a Alcorcón. Por Paracuellos pregunten a la Esteban.

El mito de casarse a lo Elvis.


Estuvieron a punto de hacerlo Chandler y Mónica en Friends, ataviados con todos los objetos correspondientes para que una boda salga bien y durante la noche, para no llamar la atención. Sin embargo, no tuvieron en cuenta la borrachera de Ross y Rachel, convertidos en marido y mujer y destrozando el enlace de la pareja secreta. Aún así, hay que decir que no se realizan bodas nocturnas en Las Vegas. ¿Razones? Un amigo lo intentó y le dijeron que no. Entre otras cosas porque la oficina para obtener la licencia (Clark County Marriage Bureau) abre desde las 8 de la mañana hasta las 12 de la noche.  Mito uno: destruido.

What happens in Vegas, stays in Vegas.

Mentira. Todo lo que te pasa en Las Vegas está subido al Facebook, que no os engañe la frase que lleva por bandera la Ciudad del Juego. Porque la mayor parte de los visitantes que pasean por el Strip (para entendernos, la calle principal) no son tipo Brad Pitt, Matt Damon o similar, sino que tienen un aspecto y unas proposiciones más del estilo de Sheldon, Howard, Leonard o Rajesh Koothrappali. Y lo que van a querer es actualizar sus redes sociales para dar envidiaca de la buena a sus amigos. Es así, queramos o no.


“Tengo entendido que existe una ciudad en Nevada hecha para ayudar a personas como Howard a olvidar sus problemas. Allí se sustituyen por otros problemas como el alcoholismo, la ludopatía y las enfermedades venéreas”. Sheldon Cooper, «The Big Bang Theory» 2×21.

Sí, hay alcoholismo porque es la única ciudad de Estados Unidos donde no te multan por beber en la calle y porque promocionan el consumo de grandes cantidades de alcohol al vender gigantes envases en forma de guitarra, probeta, o de lo que puedas imaginar. Y el precio, comparado con las copas de Madrid, es muy, muy bajo.

La ludopatía es más que discutible. Si como los protagonistas de «The Big Bang Theory» eres de los que no saben qué pintan allí, lo más normal será que te des unas vueltas por los casinos a mirar cómo la gente palma pasta porque, y esto lo dicen los expertos, las máquinas están hechas para entretener, no para hacer millonaria a la gente. Con lo cual, tranquilo, no vas a crearte un trastorno ludopático en tu visita.

Y si ya te quieres ir de putas, ¡apága y vámonos! Yo no vi ni una por la calle, pese a que tienen miles de hombrecillos promocionándolas en las puertas de los casinos. En la calle Montera de Madrid hay muchas más de las que se pueden ver por Las Vegas.

Mito dos: destruido.

Todos los/as trabajadores/as están buenísimos/as

Mentira. El modelo de negocio emulado en la serie «Las Vegas» (a palo seco, sin CSI) es totalmente surrealista. La gente que te vende las fichas está de mala leche. Los crupiers, están de mala leche. Incluso se ríen de ti si ven que no sabes jugar.

Los de seguridad parece que te perdonan la vida al verte pasar. Las camareras son las típicas madres sureñas de serie que están hasta arriba de deudas y llevan peluca para ejercer su trabajo. Nada estrafalario, pero tampoco tan idílico. Vamos, que no todo es tan bonito como intentan hacernos creer las tías buenas del «Montecito».  Un consejo: si ganáis dinero, huid. No os lo volváis a jugar por eso del «total, no es mío».

Mito tres: destruido.

Bonus track: Tú también puedes ser un CSI

El hotel MGM ofrece la posibilidad de que vivas tu propia Experiencia CSI. No es rodar un capítulo, no. No verás al buenorro de Gary Dourdan a tu lado haciendo fotos a un cadáver, no. Ni te maquillarán para salir guapa en la serie, tampoco. Pero lo que sí podrás hacer es investigar un crimen aleatorio junto a otros compis. ¿Me dirás que eso no se puede hacer en Alcorcón? El polígono Parque Polvoranca da para mucho.

Ojo, con todo esto no quiero decir que Las Vegas no sea una ciudad acorde con las expectativas que uno se forma en la cabeza, pero me parece que está demasiado sobrevalorada. No se hacen cosas distintas a las que se pueden hacer en Barcelona, Alcorcón o Paracuellos del Jarama. Eso sí, queda mucho más «cool» decir que has estado en Las Vegas, que te has casado disfrazado de Elvis y que, por suerte, te has tirado en tirolina por el centro de la ciudad.

Si nos ponen al alcance el sueño americano, ¿de qué nos quejamos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s